Religión y Espiritualidad

Imprimir

Es posible que la religión hay surgido como una necesidad del ser humano de sobrellevar la angustia que provoca saber que algún día nos moriremos. Las personas religiosas se apoyan en la su fe y unas creencias le he hacen la vida más llevadera frente las amarguras de la vida. En ese sentido creo que los ateos como yo somos mas valientes ya que estamos desarmados a la hora a hacer frente a la vida.

Tener fe en cosas de las que no hay ninguna prueba evidente no me parece inteligente. De hecho, me sorprende que un porcentaje de las personas instruidas y cultas crean en su religión, sea la que sea. Yo solo creo en la ciencia porque entre otras cosas la ciencia en humilde y reconoce su ignorancia en muchos aspectos del mundo de nos rodea. Por tanto, cuando yo no se algo me encojo de hombros como sean de que admito no saber algo, pero nunca introduzco la fe o las creencias religiosas para llenar esos vacíos del conocimiento.

La ciencia cada vez tiene más arrinconado a Dios en tanto que cada día conocemos más sobre el Universo. Desde luego reconozco que aun desconocemos tantas cosas que Dios aun tiene cabida para quien tiene una excusa para introducirlo.

Vivimos en un mundo extraño. Quizás es la propia ciencia la que rascando sobre la capa superficial de la realidad que captamos con nuestros sentidos nos haya descubierto y cada día lo hace aun mas lo extraño del comportamiento de la naturaleza. Puede acaso a ver algo mas extraño que la mecánica cuántica.

Los humanos nacemos con nuestros sentidos capados pero lo que estar por saber es si nuestra capacidad intelectual también lo está. ¿Podemos abarcar y comprender toda la complejidad del funcionamiento de la realidad?

Distingamos entre ateísmo, escepticismo y agnosticismo. Ateo es el que niega la existencia de Dios. Escéptico es el que duda de que exista una verdad absoluta y agnóstico es el que creo que sí existe una verdad absoluta pero que el hombre nunca pondrá alcanzarla.